brisasdeltiticaca

Mis viajes afortunados a la hermosa ciudad de Puno comenzaron desde muy joven, primero perteneciendo al elenco de danza del Club Departamental Puno, en el cual estuve cerca de 20 años y del cual guardo valiosos recuerdos, luego con la Universidad Nacional Mayor de San Marcos, y finalmente dirigiendo el elenco de Danza de Brisas del Titicaca. Estas incursiones me llevaron a plantear el trabajo escénico inspirado en la Isla de Taquile.
En el último viaje busqué estar en la isla el día adecuado, donde se suponía que vería una buena parte del folklore de Taquile. Esperé en la plaza central con algunos curiosos ha que algo sucediera, pero fue en vano ¿Me había equivocado de día? ¿Mis informantes fallaron? ¿Yo fallé? Tantas preguntas asaltaron mi mente, la plaza en silencio, el lago cómplice de este, y a lo lejos la cordillera fría brillaba mucho en el atardecer del sol que cubría la plaza. Cuando estaba en estas contemplaciones, de las cuatro esquinas de la plaza, con sonidos de sikus y pinkullos, las danzas comenzaron a aparecer, todas realizando un desplazamiento circular posesionándose del centro de la distribución espacial, de los dioses tutelares de la isla; todo llego a un clímax en la plaza, era frenético, intenso, cinco danzas distintas iban apareciendo y desapareciendo, hasta que así como llegaron sorpresivamente, paulatinamente se fueron, y con ellas el sol, entonces la sombra cubrió inmediatamente toda la Plaza. Lo que vi ese día era lo más hermoso que una cultura tradicional me regalaba, solo me quedaba la contemplación de este momento mágico, ahora entiendo al señor Huata (ex Varoy) cuando me decía “cuando veas el arcoíris no digas nada solo cierra la boca y mira.” Composición Coreográfica inspirada en la Isla de Taquile
Si fuera tan sencillo decir que componer es dar forma a un conjunto de elementos, sensaciones o si componer se redujera a un conjugar de técnicas alcanzando un grado de dominio el trabajo artístico, componer seria meramente mecánico.
Citando a Platón quién refiere que no es el dominio de la métrica lo que hace un buen poema sino la «posesión» de las musas, un estado de «demencia» transitoria claro está.
Componer entraña un dominio de los materiales escénicos artísticos, que nos conducen hacia una “unidad creativa”. Mencionare algunas preguntas que todo creador debe formularse: ¿Qué es lo que quiero decir con todo esto? Y ¿Cómo lo quiero decir?

LA FAJA CALENDARIO
Punto de partida para la creación del guión escénico.
Después de haber observado las danzas, los rituales la vida diaria del poblador, después de haber leído, de haber hecho pruebas e intentos escénicos, coreográficos diversos con los danzantes, el preguión estaba casi listo, este era la famosa Faja Calendario.
¿Qué es la faja calendario? Es un cinturón ancho bordado con diversas simbologías que se teje por el revés, estos narran los acontecimientos ocurridos a una familia durante una campaña agrícola (narra la historia de una familia en su año).

La Faja Calendario simbología

    • Tiempo representado: mes de noviembre.
    • Ideograma: Chaska y banderas.
    • Significado: “ya hemos renovado a las autoridades, este es el mes para suplicar por la lluvia”.
    • Proceso compositivo (descripción de la escena pedir que venga la lluvia): El ritual en este mes consiste en que si no llovía se colocasen 12 a 24 ranitas negras recogidas de la orilla del lago en una olla de barro con agua y comida en las zonas sagradas de la isla ellas llaman rápido a la lluvia. Así también de la lectura de Cecilia Granadino, y de los relatos que me hizo el señor Huata (ex Varoy), extraje la imagen poética de que muchas veces en las noches a las mujeres de Taquile se les ha confundido con las ranas gigantes que suelen aparecerse.

Danza los Negritos para pedir por la lluvia:

Es una danza que según la tradición dice que apreciando la forma y la calidad de la danza de la pareja, y de la música que la anima, se puede predecir cómo serán las próximas cosechas y del devenir de la comunidad para el año en curso. Estos negritos asociados a los periodos de rito para llamar a la lluvia, se les denomina los «cargados de lluvia” lo cual sirvió para este proceso compositivo.

Escribe: Luz Gutiérrez Privat

Fuente: Revista Brisas

Si de tradición se trata, existen diversos platos gastronómicos en el Perú, esto gracias a su gran variedad de insumos desde lo salado hasta lo dulce. 

Cabe destacar que por estas fechas el pescado se convierte en el protagonista de la mesa de todos los creyentes de la fe católica ya que, en tiempos de cuaresma, se abstienen de comer carne roja sustituyéndola por el pescado.

Otra de las razones que tienen los creyentes para reemplazar la carne roja, es el acto de penitencia según la biblia y el código del derecho canónico. Razón por la cual cambian su dieta regular reemplazándola por insumos marinos.

Otro de los ingredientes que no puede faltar por estos días es la famosa quinua, cereal originario de los andes del Perú, cuenta con un alto valor nutricional y dietético. Su consumo es muy recomendado para preparar gran variedad de platos derivados de este.

Hablar de gastronomía en el Perú es mencionar a la «Asociación Cultural Brisas del Titicaca» donde encontrarás una diversidad de platos típicos, sobre todo nutrición y tradición, motivo para pasar tiempo en familia degustando de nuestros deliciosos potajes como: Cabrilla dorada, Trucha frita, Arroz con mariscos, Parihuela de cabrilla, Chupe de cabrilla, Pesqué, Ensalada briseña.

Y por si fuera poco, no podemos dejar de acompañar todos estos extraordinarios platillos con unos deliciosos postres como el pastel de tres leches, picarones, la tradicional mazamorra morada y demás.

Con esa calidad y elegancia musical  que caracteriza a JALTAWI, la noche de ayer la agrupación derrocho arte y fanatismo en “ NOCHES DE FLOKLORE DE LA ASOCIACION CULTURAL BRISAS DEL TITICACA”, preservando y difundiendo el arte y la cultura en su máxima expresión, marcando la diferencia al fiel estilo del rey moreno con “Culpable” tema lanzado en el 2020, así como sus éxitos más aclamados como “Laykamineros”, “La mujer perfecta”, éxitos que hacen vibrar de emoción y dibujar estrellas en cielo limeño y sobre todo en los fanáticos y asistentes.

 JALTAWI que significa “salta hacia adelante”, y así fue; gracias a la exigencia y respaldo del público hoy el grupo goza de una notoria popularidad, se ve reflejado en el tarareo y el baile de cada uno de los asistentes de la noche de ayer, que no faltaron los temas más emblemáticos de la agrupación como “Mira, Mira Miraflores”, “Vientos del Sur” y “Asunción” tales son sus primeras creaciones artísticas.

Desde Puno y para el mundo la agrupación JALTAWI conformada por más de 13 músicos, a la cabeza de Christian Valencia Torres, vocalista desde los inicios de la agrupación, acompañado de una voz femenina para hacer el complemento de dulzura y carisma. La agrupación fue reconocida por la Municipalidad Provincial de Puno, por su constante labor de promocionar la cultura altiplánica, a través de la música latinoamericana que promete seguir por más.

hombre con sombrero y barba blanca

CALAVERAS, KUSILLOS, TARUQUITAS, HECHIZOS Y DEMÁS CHINA-DIABLURAS QUE SOLO EJERCE UN GENIO PUNEÑO.

Pedazos de gato en el suelo. Caminando con cuidado para que mi falda extendida hasta el piso no me hiciese caer, ¿qué hubiese pasado si mi pequeño cuerpecito rodaba por el suelo impregnándose de gato descuartizado?, quizás los ojos de ese gato se hubiesen quedado adheridos a mí y me hubiesen mirado por el resto de mi vida, como cuando Paz me mira, indiferente y abstraída, loca felina de miércoles. Yo solo quería que mis pies descalzos se posen sobre loza pura y que no
se les ocurra topar con ninguna materia cárnica, ni piel entumecida, ni fluido orgánico alguno. Total, a ese gato yo lo conocía.
De todas las habitaciones de la casa, la suya era la mejor, un halo blanquecino e itinerante de misterio envolvía ese cuarto. Merodeábamos a menudo por sus inmediaciones, esperando a que llegase el momento más apropiado para girar el pestillo. Esa puerta de madera blanca conducía al portal que separaba lo real de lo más real todavía.

Escarcha de colores dentro de frasquitos de vidrio que adoptaban mil formas caprichosas, semigatitos tejidos a crochet con barriguita prominente, moldes de yeso que retrataban la figura rechoncha de algún angelito renacentista, plumas pintadas de ocre, pedazos de organza, tocuyo, bayeta, lino, yute, tul, seda, chifón, crepé, varas de bambú, revistas vintage, pendientes, pulseras, gargantillas, aros de oro, plata, bronce, recubiertos de turmalinas, ágatas, amatistas, lapislázulis, tocados en alegorías infinitas, mimbre, espejitos de diversos tamaños, rosas de miga de pan, pedazos de materia concomitante y máscaras, muchas máscaras.

Había entrado al cuarto de mi tío Edmundo.

Edmundo Torres, puneño, mascarero, actor, bailarín, diseñador, performer, es, en suma, un artista completo.
Lampa lo vio dar sus primeros pasos en medio de quietud poética y le mostró en su iglesia sin torre “La Pieta” de Michelangelo, el cristo de cuero, las catacumbas y las calaveras colgadas que parecen narrar nuestra historia, amalgama de religiosidad, pugna y visión andina, porque las corrientes de pensamiento indigenista fluían también en el seno de nuestra familia. A orillas del lago, Gamaliel Churata, Ernestina e Inés Tresierra, Dante Nava, Gustavo Sánchez y Aurelio Martínez, tertuliando sin término después de haber comido un plato de chuño lawa.

Desde chico, la belleza le atraía, ya sea aquella de los andenes de laja, geométricamente labrados en las laderas de Cuyo Cuyo o la de las tumbas del cementerio de Juliaca. Observador como pocos, había días en que se la pasaba midiendo con centímetro en mano los ángulos de las piedras en los muros Incas junto a los que transcurrían sus días en el Qosqo u organizando procesiones con maderitas y cuanto material pudiese convenirle, sus cuadernos de matemáticas ostentaban figuras estilizadas en lugar de números y operaciones, esquemas de un futuro entonces incomprendido.

Más adelante, llegarían tiempos de APAFIT, días de captar danzas junto al Dr. Cornejo Rosselló, jornadas de pinkillos y phuntillos plisados que se replegaban al enérgico movimiento de rodillas como las aves que se repliegan para galantear en el pujllay de Santiago. ¿Habrá existido esqueleto más ovacionado y escalofriante, cuyos huesos crepitaban en la oscuridad al compás de bombos y zampoñas? China-diabla en Mañazo, apurando el yeso para que calce la máscara y se seque al aire, entre movimiento, picardía y fervor.
Se formó en las Escuelas de Bellas Artes de Lima y Puno y en la Escuela Nacional de Arte Dramático, pero fue en Italia donde perfeccionó sus técnicas mascareras en la Cívica Scuola di Arte Drammatica de Milano. Actualmente radica en Berlin, donde participa vivamente de la actividad cultural de esta ciudad. Allí ha forjado su taller, materia de inspiración, entre otros aspectos de su carrera, de la pieza cinematográfica “Kusillo”, elaborada por el cineasta mexicanopuertorriqueño Miguel Villafañe, que se exhibió como muestra itinerante del Festival de Cine de Lima el año pasado.

Edmundo es un genio puneño, hijo de nuestra tierra, orgullo de nuestra nación.

Fuente: Revista Brisas

bailarines llamerada Puno Perú

Según la mitología andina, las llamas descienden de las estrellas que cayeron del cielo en los albores de la civilización. Hay un sin número de leyendas precolombinas donde la llama cobra especial protagonismo, por ejemplo la leyenda quechua que cuenta que en el tiempo del incanato se produjo una revuelta de los Chankas cuyo ejército tenía sitiado al Cusco. Cusi Yupanqui, el segundo hijo de Yahuar Huaca, quien después se autoproclamara Pachacútec, bajó de las montañas y derrotó a los invasores durante la batalla de Yahuarpampa. Incluso dicen que hasta las piedras (Pururaucas) se volvieron soldados y que los Allenqapacs cayeron sobre los Chankas con sus miles de llamas y los aplastaron.

Los Allenqapacs era un pueblo muy organizado y reconocido como criadores de llamas, por eso, los incas tomaron su modelo para administrar el imperio. Las pinturas rupestres de Macusani y Corani en la Provincia de Carabaya, Región de Puno, son las más contundentes, prueba de que el hombre andino inició la domesticación de la llama desde aproximadamente ocho mil años para proveerse de alimento, transporte y abrigo. Las figuras encontradas, en su mayoría son de auquénidos, algunos felinos y cérvidos. No todas representan a cazadores; hay personajes por ejemplo, que debido a sus movimientos y atuendos son agrupados en filas y que se asemejan más a un grupo de danzantes participando en un ritual. Esto nos hace pensar que la “Llamerada”, es una de las danzas más antiguas de esta parte de América. Parece estar inspirada en los postillones incaicos encargados de arrear a los auquénidos para transportar los productos de una región a otra.

Esta danza representa a los arrieros de llamas que recorrían los caminos del Tahuantinsuyo con destino al Cusco para asistir a la gran fiesta del Inti Raymi y además, fue llevada por los conquistadores incas hacia la región altiplánica donde los aymaras la llamaron Qarwani.
El atuendo es una mezcla de antiguos elementos precolombinos. El hombre y la mujer llevan en la mano derecha una honda, (Q´urawa) símbolo de pastores y arrieros. Hombres y mujeres cubren su cabeza con una montera cuadrada hecha de paño y con flecos. Ambos calzan sus pies con abarcas rústicas fabricadas de cuero. Por su parte, el hombre lleva camisa de lana o de bayeta, los pantalones poco más abajo de las rodillas, un awayo de colores amarrado sobre el pecho, un chumpi o faja multicolor que rodea la cintura, una soga que cruza el cuerpo en sentido contrario al awayo. Algunos también llevan una careta de yeso con los labios en actitud de silbar.

El desplazamiento de hombres y mujeres en filas es una bella expresión de elegancia, al igual que sus pasos armoniosos hacia el frente con uno o dos hacia atrás y siempre el movimiento de la honda, simulando el arreo o lanzamientos de piedras. La melodía imita el trote leve de las llamas, por ende, los danzantes parecieran ir tras hipotéticos rebaños. En sus orígenes, este baile se ejecutaba en las pampas y senderos de las alturas andinas del sur, dándoseles el nombre de Llameros a sus ejecutantes. Posteriormente, incursiona en los pueblos, en la celebración de las fiestas patronales, resaltando en coloridos y distintas coreográficas, llamándose desde entonces “Llamerada”.
Durante la festividad en honor a la Virgen de la Candelaria, que se realiza en Puno en febrero de cada año, se pueden apreciar en todo su esplendor, ésta y otras danzas como expresión de nuestra cultura viva.

Fuente: Revista Brisas

baile de la diablada Puno Perú

 

La realidad cultural de los grupos sociales en el Perú es muy diversa, por eso se aprecian muchas manifestaciones socioculturales de pueblos escondidos en el tiempo y el espacio que persisten en sus tradiciones con nuevas propuestas pero con la afirmación de sus creencias y costumbres. Esto, con la finalidad de hacer conocer su territorio, sus formas de vida, velando además por su subsistencia a través de la danza y otras bondades que le da la naturaleza.

La realidad cultural de los grupos sociales en el Perú es muy diversa, por eso se aprecian muchas manifestaciones socioculturales de pueblos escondidos en el tiempo y el espacio que persisten en sus tradiciones con nuevas propuestas pero con la afirmación de sus creencias y costumbres. Esto, con la finalidad de hacer conocer su territorio, sus formas de vida, velando además por su subsistencia a través de la danza y otras bondades que le da la naturaleza.

Las danzas tradicionales constituyen la riqueza y vigencia actual de estas manifestaciones demostradas en cada una de sus fiestas que si bien en el Perú profundo aún tienen valor místico, en otras  pasaron a tener una connotación distinta, siendo éstas renovadas en el tiempo. Bondades que queremos destacar y promover a partir de estas líneas.
La danza por naturaleza es integral, biopsicosocial y un medio posible en la educación, en la salud, en el bienestar emocional, físico y en otras actividades inherentes al ser humano, actividades que se practican cotidianamente en el departamento de Puno. Sin duda, cada mes hay siempre un motivo para danzar.
Puno, a orillas del lago Titicaca donde el cultivo de la danza es parte de la manifestación de todos los pueblos  pueblos quechuas, aymaras y mestizos, es el lenguaje no verbal que a través de los movimientos le rinden culto a la naturaleza en la representación de la vida y la convivencia con ella misma. Danza Tradicional Salud Energía.El respeto por la cultura, la naturaleza, las costumbres, tradiciones  y  los valores morales, constituye  mirar el  movimiento hecho danza de manera holística no solo por su presentación social, geográfica, etnográfica, sino también la danza como  alternativa de bienestar, salud mental, corporal y espiritual.
¿Por qué la Danza Vital? Porque la danza es movimiento y el movimiento es vida como el respirar y exhalar, como los latidos del corazón. La danza tradicional es el reflejo de la vida, constituye una actividad que fortalece la filosofía de reciprocidad andina, promueve el desarrollo de las relaciones interpersonales y de la inteligencia emocional; es decir, busca equilibrar las condiciones físicas o espirituales de los individuos y/o grupos de personas, porque la danza es el instrumento no es el fin, es un estilo de vida.
Los pueblos andinos quechuas y aymaras han tenido como principio de vida el reconocimiento a la naturaleza expresado en sus actividades sociales, religiosas, y comunales. El sentido de reciprocidad y el respeto entre todos y la naturaleza, constituye una concepción y espiritualidad de los principios de la vida reflejada en su filosofía; es decir, se sustenta en un pensamiento cíclico e integrado.

Son muchos los autores que hablan sobre este tema como Polar O. (2000) que dice: “Entonces, el hombre es considerado una unidad como su medio ambiente, porque su actitud con la naturaleza es de comunidad con ella y no de sojuzgamiento; su trabajo agrícola y ganadera es siempre motivo de fiesta y alegría” Para tomar como ejemplo lo mencionado líneas arriba, de toda la diversidad de danzas que se encuentra en el departamento de Puno, nos situaremos en una de las más representativas y costumbristas de las zonas indígenas: pujllay, anata o carnaval. El pujllay en quechua y anata en aymara, es una fiesta ancestral que data de la época prehispánica, es una manifestación que guarda relación entre la persona, la naturaleza y la divinidad, siendo un ritual de renovación de la creación del mundo y de la naturaleza, en esta fecha se restablecen las relaciones sociales entre niños, jóvenes y adultos. La danza simbólicamente representa la alegría y el bienestar de toda una comunidad.Las danzas de Carnaval constituyen aquellas que están relacionadas en algunos casos con la agricultura y en otros, con la ganadería dependiendo del piso geográfico donde se ubica el grupo social étnico. Cuando indagamos sobre el tema nos encontramos con diversos investigadores que hablan sobre el tema como Paniagua F.(1990) que dice: “Es muy conocido el caso de las danzas carnavalescas que se producen en forma tradicional y que también comprenden mitos y leyendas… Generalmente obedecen a las espontáneas manifestaciones de alegría y regocijo en homenaje a la chacra en flor, como tributo a la fecundidad de la generosa tierra”.
La danza tradicional por ser un lenguaje del movimiento constituye el medio más efectivo de expresión, es una herramienta de comunicación utilizada por los pueblos para dar a conocer su actividad económica, su filosofía, sus costumbres; siempre en una dualidad con la actividad y la naturaleza, el respeto por el medio ambiente y la solidaridad.
¿Cómo ayuda la práctica de la danza tradicional al bienestar y la salud? desde mucho tiempo atrás la danza es un medio  terapéutico, ya que busca el equilibrio emocional que promueve la actividad física, genera además alegría y combate los factores de riesgo de enfermedades cardiovasculares y estrés. La acción danzaria involucra varias actividades y disciplinas que se interrelacionan entre sí, como el arte, la psicología, la salud, la educación, los valores, la sociedad, las creencias y su correspondencia con el pensamiento cósmico, por ello es vital practicarla, nos provee de muchos beneficios.
Esto nos demuestra que existe una interrelación entre los aspectos involucrados en esta propuesta “DANZA VITAL”, tenemos que ver la danza más allá de la representación, en los beneficios que ella nos da y que debemos sistematizar.
ConclusionesLa danza puede ser un instrumento de formación de bienestar y salud, ayuda al ser humano a combatir el estrés y otras dolencias, puesto que su práctica es integral; es decir, biopsicosocial.Si se sistematiza la Danza tradicional y se promueve sus beneficios, se puede constituir un espacio que genere ingreso económico para la zona a partir de sus propias costumbres, y también un instrumento para fortalecer su autoestima e identidad.Debemos regresar a nuestros inicios, donde el hombre vivía de manera natural y la danza es una herramienta para ese proceso, porque facilita esa toma de conciencia personal.

Fuente: Revista Brisas

sacerdote dando bendición

En la Iglesia de San Juan, ubicada en el Parque Pino, retumbaba fuerte y acompasada la música proveniente de los más de un centenar de conjuntos folklóricos y que a esa hora danzaban y cantaban por las calles de la ciudad después de haber participado en la Gran Parada de Veneración organizada por la Federación Regional de Folklore y Cultura de Puno en Homenaje a la Virgen de la Candelaria.

Dentro del templo estaba por empezar la acostumbrada misa dominical, sólo que ese día formaba parte del Programa de Festividades en Honor a la Mamita Candelaria, la imagen representativa de la Virgen María, a cuya advocación millares de puneños y millones de peruanos honran como intermediadora de nuestras plegarias a Dios Nuestro Señor.

El párroco, el Reverendo Padre Josafeth Forero Espeleta tuvo a su cargo la celebración de la Santa Misa. A un costado, muy discretamente, el Presidente de la Hermandad de la Virgen de la Candelaria de Puno Antonio Gonzales Castillo y su Junta Directiva seguían, llenos de fervor, el desarrollo de la ceremonia. En la feligresía, en la primera banca, se encontraban los directivos de la Asociación Cultural Brisas del Titicaca, entre ellos Juan José Vera del Carpio (Vicepresidente) Luis Valencia Mendoza (Tesorero) y Juan Carlos Molina Luján (Vocal de Actividades Artísticas), quienes eran portadores del “Escapulario de Oro” que por encargo de la institución sería impuesta a la Virgen, como testimonio del aprecio y fe que los briseños tenemos a nuestra Mamita Candelaria.

En efecto, en el momento del Ofertorio los directivos se acercaron al altar y depositaron en manos del sacerdote la ofrenda que había sido elaborada en Lima, por acuerdo del Consejo Directivo Presidido por el Mg. Delbert Terán Dianderas. Fue un momento de gran emoción. Al término de la Misa hubo una pequeña reunión donde se apersonaron algunos asociados como Mario De La Jara, Haydee Garnica y otros, quienes recibimos como recordatorio una estampa enmarcada en vidrio biselado de la Virgen de la Candelaria, que hoy se exhibe en el salón de la Presidencia de la ACBT.

En esa oportunidad, los presentes constatamos el deplorable estado del “anda” sobre la cual la Mamita Candelaria recorre las calles de Puno. Estaba parchada, con quiebres, la madera corroída ya por el tiempo. Era urgente una intervención, por lo que la Hermandad, solicitó el apoyo de nuestra institución para adquirir un anda nueva. Propusimos que la ACBT iba a estudiar la forma de contribuir en la cruzada que había emprendido la Hermandad.

Es así que, semanas después, el Consejo Directivo, en Lima acordó realizar una Noche de Folklore con este propósito y solicitó a la Asociación “Caporales Centralistas”, encabezada por el vocal Juan Carlos Molina, se haga cargo de esa tarea, la cual se llevó a cabo el lunes 29 de agosto, en donde se recaudó la suma de 10,000 soles.

En el mes de Octubre, el Vicepresidente Juan José Vera del Carpio en representación del Consejo Directivo y de la asociación, viajó a Puno y en ceremonia pública, hizo entrega de la contribución de la Asociación Cultural Brisas del Titicaca para la adquisición de la nueva anda para la Virgen de La Candelaria. El hecho fue recibido y celebrado con generosos aplausos, por los asistentes a la misa dominical de seis de la tarde del domingo 23. En esa oportunidad se colocó a los pies de la imagen de la Mamita Candelaria el Escapulario de Oro de la ACBT, para lo cual la imagen fue retirada del Altar Mayor de la Iglesia de San Juan.

De esta manera la Asociación Cultural Brisas del Titicaca, cumplió con una ofrenda de fe, homenaje permanente a nuestra Mamita Candelaria.

Fuente: Revista Brisas

X